25-05-2015

Nuevo Salón, nuevas emociones


El año 2015 trajo con él una nueva edición del Salón Internacional del Automóvil. En los últimos años, se había perdido parte de la ilusión por este certamen, ya que el contexto económico no pasaba por su mejor momento y la tasa de desempleo estaba siendo un lastre para el país, lo que provocaba desconcierto y mal estar en la sociedad. Pero un buen día, se decidió apostar por un gran proyecto, lanzando un nuevo Salón del Automóvil donde la sociedad, la Administración y la industria compartieran la realidad de un sector involucrado con su país, demostrando que el compromiso del sector por impulsar la economía era una prioridad. El automóvil es un producto cargado de sentimientos y emociones. Las experiencias vitales de las personas forman parte del ADN de sus propios vehículos. Por ello, se ofreció un amplio abanico de actividades, espacios novedosos y una nueva forma de palpar la industria del automóvil, donde la conectividad y las nuevas tecnologías formaban el corazón del evento.

A partir ese ese momento, todo empezó a coger forma, ya que las novedosas propuestas con las que se querían retomar la ilusión, para el mayor escaparate de la industria del automóvil, estaban cargadas de adrenalina. Tenían kilos y kilos de sentimientos y sólo con imaginar la idea de ver paseando a gente por un escenario lleno de color y dinamismo, hacía que cada vez se trabajara con más entusiasmo para poder conseguir el reto.

Una vez finalizado el nuevo diseño, había otra materia importante, la más importante, ya que ellas son el alma de la industria y en este caso del Salón. Había que conseguir que hubiera el máximo de marcas automovilísticas representadas en este certamen, empresas tecnológicas que expusieran sus innovaciones para mejorar la calidad del vehículo, la seguridad, el medio ambiente, etc. Las dificultades económicas todavía están presentes y esto era un inconveniente para todos, pero las ganas de hacer algo distinto y de aportar un poco de optimismo al mundo, hizo que el 90% de las marcas productoras españolas estuvieran presentes, además de empresas tecnológicas, centros de diseño, etc.

Una vez conseguido este reto, había que darle vida a todo el diseño, había que llenar los espacios de creatividad para que en los 10 días que duraba el certamen, fuera recordado como el Salón de la recuperación y del optimismo, además de ser un sueño hecho realidad, ya que cuando todo esto empezó a gestarse sólo unos pocos creían en el brillante horizonte de esta edición.

Pero como el sector del automóvil es un luchador nato, siguió y siguió trabajando para alcanzar las metas marcadas.

Una mañana soleada y cálida, se abrieron las puertas a los primeros visitantes, los medios de comunicación. Este primer día era muy importante, ya que si a los medios de comunicación les gustaba la nueva cara del Salón, sus publicaciones serían positivas y una herramienta perfecta para atraer al público y potenciar un sector involucrado con su país.

El Salón encontró este año en los medios un aliado sin parangón para trasladar a la sociedad la potencia de un sector.

Resultó ser una gran jornada, ya que los pasillos de alfombra roja que separaban los distintos stands, estaban sembrados de personas y cámaras. Todo fue sobre rudas, pero ahora había que seguir con esa inercia de afluencia de público. Para ello, se organizaron distintos eventos para darle más empatía y liderazgo.

Durante todos los días que duró el Salón, pasearon miles de personas por los diferentes pabellones. Además, se reunieron allí importantes representantes de primer nivel, Gobierno, Políticos, empresarios y representantes de la industria, dando respaldo a esta nueva iniciativa, a la que valoraron muy positivamente.

También, fue muy reconfortante sentir al público joven que se interesaba por las nuevas tecnologías del automóvil. Esto es uno de los retos para la automoción, ya que las prioridades de este tipo de público no están vinculadas al vehículo, y por ello se está impulsando la conectividad como polo de atracción. El futuro está basado en la tendencia tecnológica y en la juventud. Por ese motivo, el automóvil no ha dejado escapar el tren que conecta con el mundo.

Conduce tus emociones fue el alma del Salón Internacional del Automóvil en Barcelona. Para conseguir que este sueño se hiciera realidad, había que tener en cuenta muchas cosas y muchos detalles, que al final, son los que hacen que detrás del trabajo y esfuerzo haya resultados. Con esto quedó demostrado, que con grades personas se pueden conseguir grandes proyectos y este post está especialmente dedicado a todos los que se han entregado en cuerpo y alma en crear un entorno lleno de ilusión, experiencias, emociones y sobre todo han contribuido a construir un nuevo Salón, cargado de nuevas emociones.

Publicado por María de Marco

Blog ANFAC

 

Búsqueda por fecha

 

 

 

 

 

 

 

www.flickr.com

 

 

 

© 2012 Anfac • Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones