Tiempo de lectura 5 min

  • La Jornada sirvió para debatir cómo ha de ser la integración progresiva de los vehículos electrificados en el esquema de movilidad actual, las barreras que ralentizan este desarrollo y la importancia de la colaboración público-privada e intersectorial para garantizar una transición ordenada a la descarbonización.

Madrid, 1 de octubre de 2019.-. El presente y futuro de la movilidad de cero y bajas emisiones pasa, sin duda, por la electrificación del transporte y su integración inteligente en un ecosistema amplio que ofrezca una apuesta de valor sólida para cubrir las necesidades y expectativas del consumidor desde la perspectiva del producto y el servicio.  Con este objetivo, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (IEEE) y la Sociedad de Ingenieros de Automoción (SAE International) han celebrado la primera jornada sobre movilidad eléctrica y su ecosistema.

La jornada, celebrada en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid, ha contado con la presencia de más de doscientos asistentes procedentes del Gobierno, administraciones públicas, mundo académico y empresarial de diferentes sectores: automoción, empresas energéticas, transporte y aseguradoras, entre otros muchos. Una buena muestra del interés y compromiso de todas las partes por la descarbonización del transporte y la inminente transformación de la industria del automóvil. La Jornada fue inaugurada por el vicepresidente Ejecutivo de ANFAC, Mario Armero. La clausura de la Jornada corrió a cargo de Francisco Aparicio, presidente del Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (INSIA). El moderador del evento fue Federico Peña, representante de IEEE y SAE.

“La industria de la automoción camina hacia una transformación radical, hasta el punto de que será denominada Industria de la Movilidad, con un enfoque amplio, que va más allá del vehículo privado como manera única o prioritaria de entender la movilidad”, resaltó el vicepresidente ejecutivo de ANFAC, Mario Armero, durante su discurso de bienvenida en el que también destacó las claves del vehículo de la próxima generación, que se enfrente a “tres grandes retos: la lucha contra el cambio climático, la mejora de la calidad del aire de las ciudades y la congestión del tráfico. Para ello, la industria aporta las soluciones tecnológicas, pero necesita dos respuestas más: la financiación, los estímulos a la demanda de vehículos nuevos con especial foco en los vehículos electrificados junto con una regulación estable y homogénea”.

Mario Armero resaltó, además, la importancia del “ecosistema imprescindible” que necesita el vehículo electrificado para su desarrollo y que, en esta jornada, está personalizado en sus asistentes, todos ellos con un peso específico en esta transformación. “Los fabricantes no podemos estar solos, tenemos una responsabilidad compartida. Hoy más que nunca es necesario el diálogo conjunto entre los distintos sectores, entre empresas y administraciones, entre organismos implicados”, afirmó Armero, de cara a la transición energética que vivimos.

Durante la jornada, ha intervenido el director de Producto de SAE, Frank Menchaca, quien en representación de la organización más importante de profesionales especializados en ingeniería de automoción y aeroespacial enfatizó “el cambio sin precedentes que está viviendo la industria” y puso en valor “la importancia de la normalización para proporcionar estructura y soporte a toda la cadena de valor de la electrificación”.

Por su parte, Antonio Luque, director electo de IEEE para Europa, África y Oriente Medio, organización internacional líder en investigación en ingeniería eléctrica tanto a nivel académico como industrial, destacó que “los vehículos eléctricos, conectados y autónomos se encuentran entre las tendencias más claras para el futuro a corto y medio plazo de la movilidad por carretera”. Apuntó que “existen desafíos a resolver para que estas tendencias sean una gran realidad, tales como el coste del despliegue de la infraestructura, la estandarización de los protocolos de comunicación, o la seguridad y confiabilidad de las transmisiones”.

La jornada ha celebrado además una mesa redonda moderada por Mario Armero. Ha contado con la participación de Francesc Corberó, director de Comunicación de Nissan Iberia; Ricardo de Lombas, manager de Vehículo Eléctrico de PSA Group; Carlos Bergera, responsable de Relaciones Externas Smart Mobility de Iberdrola; Carlos Bermúdez, gerente Comercial de Movilidad Eléctrica de Repsol y Susana Bañares, jefa del Departamento de gestión de la Demanda y Redes Inteligentes de REE. El interesante panel de ponentes ha analizado, entre otros, los factores clave para la evolución de la futura demanda de vehículos eléctricos por partes de los fabricantes y su asequibilidad, el desarrollo de las baterías y suministro de materiales, el desarrollo de una infraestructura de recarga eficiente y suficiente, los planes de incentivo para la adquisición de vehículos eléctricos y la capacidad de de la red eléctrica, entre otros temas.

Aparicio destacó, en la clausura, que “la electrificación del parque de vehículos es una solución de amplio alcance a medio y largo plazo. La sustitución progresiva de vehículos que consumen combustibles fósiles es una tendencia que ayudará a asegurar la sostenibilidad de la movilidad actual, pero la presencia de los vehículos electrificados en el parque será reducida en el corto plazo porque hay determinadas barreras que aún hay que superar”.